Síguenos
por la red        
Contacta con nosotros
93 729 25 56
De lunes a viernes
9:00 a 13:30 - 16:00 a 19:30 h
Suscríbete a nuestro Newsletter
Recibe información, dietas, ofertas
 
 
Por:admin el de de

page68_b
EL DE DEXTER JACKSON

Por Dan Smith

Fotos Alex Ardenti

La ciencia nos dice que perdemos un 5% de masa muscular cada 10 años una vez cumplidos los 35. Y una vez que pasas de los 40, empezamos a perder la densidad ósea a un ritmo de 0,5% por año. Por supuesto, eso es para la población general.

Pero Dexter Jackson no encaja entre la población normal. Él ya ha entrado por derecho propio en el capítulo de Leyenda.

Como el personaje Benjamin Button, la maravilla que envejecía al revés y que protagonizó en la gran pantalla Brad Pitt, también el Mr Olympia de 2008 parece que ha tropezado con la fuente de la juventud. Desde 2001, Dexter nunca ha acabado fuera de los seis primeros en ninguna competición y recientemente ha arrancado su quinta victoria (rompiendo el empate de 4 títulos con Flex Wheeler) este año en el Arnold Classic USA, que establece un récord de 5 títulos muy difícil de igualar, así como su victoria posterior el 14 de marzo en la edición inaugural del Arnold Classic Australia. Y después de estas cifras os estaréis preguntando: ¿Cómo es posible que con 45 años, La Cuchilla pueda mantener su famosa forma estética y un calendario de competición tan agresivo?

“Todavía estoy hambriento” dice tranquilamente Dexter. “El fuego y el deseo están intactos. Voy con frecuencia a California para entrenar con Charles Glass y éste me empuja al máximo. Tengo la genética. Eso es lo más importante que me permite seguir adelante durante tanto tiempo” declara Jackson.

Así comenzó su leyenda

Dexter Tyrone Jackson nació el 25 de noviembre de 1969 en Jacksonville, Florida, EUU y siempre ha residido en el mismo lugar. “Nunca he sentido necesidad de mudarme a otro lugar, aunque tengo un pequeño apartamento en Venice, California, dónde suelo instalarme y pasar alrededor de la mitad de mis preparaciones, para poder entrenar con Charles Glass que me guía en esos momentos” subraya él.

Dexter asegura que tuvo una infancia feliz rodeado de sus tres hermanos y tres hermanas, arropados todos por unos padres pendientes de ellos y en un hogar muy estable. Formaban una familia unida y todos practicaban deporte. “Yo practiqué fútbol (americano), béisbol, atletismo, artes marciales y gimnasia. Estaba delgado, pero muy fibroso y marcado sin que nunca hubiese tocado una pesa” asegura Dexter, que posee un metabolismo rápido.

En realidad, sus primeros escarceos con los hierros no fueron hasta cumplir los 21 años, en que acompañó a su hermano mayor al gimnasio. Al poco tiempo, los demás chicos le dijeron que podría competir, puesto que dado su metabolismo siempre estaba muy recortado y con un tremendo detalle muscular, aunque claro, entonces su tamaño era muy escaso. Sin confianza en sus posibilidades declinó de plano esa posibilidad, hasta que meses después asistió a presenciar una competición por vez primera y el ambiente le gustó tanto que entonces se dijo que él también lo probaría. Tres meses más tarde subió a su primer escenario con 60 kilos para sus 1,67 metros de altura en los campeonatos Jack Physique de 1991 y ganó la categoría de peso pluma y de paso se adjudicó el absoluto superando al vencedor del peso pesado. Al joven Dexter le gustó la experiencia y decidió proseguir más lejos para ver dónde llegaba y para pasarlo bien, pero nunca pensó seriamente que se dedicaría al culturismo en plan profesional, ni siquiera que pudiese tener un futuro en esto, es decir, hasta que en 1995 ganó el campeonato USA.

Dexter batió un récord con su evolución, porque nadie que empezase como un peso pluma en culturismo acabó ganando la categoría absoluta del Mr Olympia años después. En teoría eso es impensable. “Todo ha sido cuestión de trabajo duro y de perseverancia” dice él mirando atrás, porque el camino recorrido ha sido muy largo… y fructífero.

El Equipo Cuchilla

Conforme envejecen los mejores culturistas, también pueden perder la perspectiva de la vida más allá de la sala de pesas si pasan demasiado tiempo persiguiendo el físico que tuvieron un día para poder hacer “otra competición más”. Un enfoque tan estrecho de miras puede conducir a la frustración, o, incluso peor, a quemarse. Pero Dexter ha evitado ambos. El éxito competitivo previo ha aliviado la presión para ejecutar sus planes futuros, principalmente en el entrenamiento y en la promoción de la competición, aportando un objetivo más allá de la vida profesional. No solamente es él el motor detrás de las dos competiciones que llevan su nombre –la Dexter Jackson Classic y DJ Memphis Classic, un evento clasificador ahora para la NPC– sino que trabaja estrechamente con los propios atletas.

“Simplemente me gusta ayudar a que la gente alcance sus objetivos y consiga la mejor forma de sus vidas”, dice, “Ahora incluso ayudo a los culturistas con sus preparaciones de competición… lo llamamos ‘El Equipo Cuchilla’. Estos jóvenes competidores puede que no ganen esta competición o ninguna, pero al final del día tienen el aspecto que tenían con 20 años y eso es lo que importa”.

¿Acaso trabajar con atletas jóvenes y ambiciosos avive su propio fuego competitivo?

“Esa parte no afecta necesariamente con mi motivación, sino que me hace sentir bien al ver que la competición crece cada año”, subraya Dexter. “Eso me permite saber que el deporte está creciendo. Así que devolver parte de lo conseguido de esa forma me hace sentir muy bien”.

A punto de arrojar la toalla

En una carrera tan larga como la suya, lo más difícil de todo es mantener el fuego de la competición, sobre todo cuando has ganado el máximo título, como es el Olympia, y no lo has podido recuperar, en esa situación ya no parece que quede otra opción que el retiro; eso le pasó a Coleman y a Cutler que tras perder la corona e intentar infructuosamente recuperarla, se retiraron y dieron por acabada su carrera. Ya no veían otra salida. En cambio, Dexter sigue después de su Sandow del 2008 en primera línea y ganando, aunque sí hubo un momento en que estuvo tentado con abandonar.

Después del Arnold Classic 2011, que ganase Branch Warren y dónde Dexter quedase quinto (por detrás de Dennis Wolf, Victor Martínez y Evan Centopani), quedó decepcionado y empezó a dudar de si podría mantenerse entre los cinco primeros o incluso volver a tener opciones de ganar. Entonces, se encontró con George Farah, famoso preparador dietético de competición, y ambos conversaron largamente. Dexter expresó a George sus dudas sobre su capacidad para seguirse manteniendo con opciones a los grandes títulos y Farah le aseguró que no había tocado techo todavía.

Dexter comenzó a comer bastante más siguiendo las indicaciones de George, especialmente hidratos de carbono. “Me hacía comer tanto –recuerda Jackson– que pasaba en la mesa más de media hora comiendo. Y tenía razón, porque empecé a mejorar y a recortarme más que antes, incluso en los glúteos”. El otro cambio fue incorporar el ejercicio cardiovascular, puesto que Dexter nunca había hecho cardio, así que empezó a hacer 20 minutos todos los días, cuatro semanas antes de subir al escenario. “En realidad, yo no lo llamaría cardio, porque es más para activar el metabolismo y mejorar la asimilación de la mayor cantidad de alimento, que puramente para quemar grasa”.

Dexter siempre ha sido famoso por sus líneas afiladas, que le valieron el sobrenombre de La Cuchilla; recortado y en forma, así que si se desvía un poco de esas características, lo penalizan. No porque no esté mejor que los demás, sino porque lo juzgan respecto a sí mismo. Creo que deberían valorar quién está mejor ese día sobre el escenario, porque si él no luce los glúteos súper recortados de siempre, lo penalizan. Supongo, que él mismo ha puesto el nivel muy alto y le exigen el máximo, pero a fin de cuentas sigue siendo uno de los cinco mejores culturistas profesionales de este momento.

No quiere ni oír hablar de retiro

“Mi carrera aún no ha terminado. Lo que más me gusta de este deporte es la competición; enfrentarme a los mejores del mundo y superarlos es lo que me motiva para continuar y entrenar duro”.

Si examináis el historial competitivo de Dexter Jackson, comprobaréis que hay muy pocos que puedan igualarse, pero no ha acabado todavía, aún tiene más gestas que inscribir.

No olvidéis que este hombre que ha ganado un Olympia y media docena de Arnold Classic, comenzó ganando su primera competición en el límite de peso de los 60kg.

Sumad todo eso y estaremos de acuerdo en que Dexter Jackson es una auténtica Leyenda viva del culturismo.

Dexter “La Cuchilla” Jackson

Fecha de nacimiento: 25 de noviembre de 1969

Lugar de nacimiento: Jacksonville, Florida, EEUU

Residencia actual: Jacksonville, Florida, EEUU

Altura: 1,67 metros

Peso: 94 kilos (en competición)

110 kilos (fuera de temporada)

Resultados competitivos más destacados:

2015: Arnold Classic Australia, 1º

2014: Mr Olympia, 5º

Arnold Classic Europa, 3º

Dubai Pro Show, 1º

EVL’s Praga Pro, 2º

San Marino Pro, 3º

2013: Arnold Classic, 1º

Grand Prix de Australia, 1º

Mr Olympia, 5º

2012: Mr Olympia, 4º

Fibo Pro Alemania, 1º

Arnold Classic Europe, 2º

Flex Pro 2º

2009: Mr Olympia, 3º

2008: Mr Olympia, 1º, Arnold Classic, 1º

2005-6, 2008, 2013, 2015: Arnold Classic, 1º

La rutina de La Cuchilla

Día / Parte corporal entrenada

1 / Cuádriceps

2 / Pecho y gemelos

3 / Espalda

4 / Hombros y femorales

5 / Brazos y gemelos

6 / Descanso

7 / Descanso

La rutina de entrenamiento de Dexter es la misma tanto fuera de temporada como en competición, al igual que las series y repeticiones. Nunca entrena los abdominales y realiza un poco de ejercicio cardiovascular únicamente dos semanas antes de una competición.

Rutina de pecho de Dexter

Ejercicio / Series / Repeticiones

Press inclinado en máquina Smith / 4 / 8–101

Press inclinado con mancuerna / 4 / 8–10

Cruces en polea / 4 / 10

Aperturas pec-dek en máquina / 4 / 10

1No incluye una o dos series de calentamiento con un peso ligero sin llegar al fallo muscular.

Dexter descansa un minuto entre series, pero a veces descansa más porque espera a que su compañero termine su serie.

4 Cosas que no sabéis de Dexter

Un joven ‘Macho Alfa’

Dexter era un niño delgado gran fan de las películas de kung-fu. Comenzó con la típica imitación dando unas patadas delante del televisor y terminó entrenándose a tiempo completo. “Mi escasa envergadura física me llevaba a tener una cierta agresividad para compensar la falta de tamaño. A los seis años estaba en el grado de cinturón negro de kárate y para llegar ahí tienes que entrenar durante años”, explica. En una pelea en el instituto Dexter lanzó tres patadas al otro chico en la cara y le tumbó, algo de lo que no está orgulloso. “Me expulsaron por eso”, recuerda. También llegó a dominar varios movimientos de gimnasia que veía en la televisión, porque por su afán de superarse siempre intentaba mejorar lo que cualquier otro hiciese.

Un deportista consumado

En el instituto fue una estrella del fútbol americano y nunca ha dejado de amar ese deporte. Ahora ya no juega, pero sigue siendo un seguidor de este deporte. “Soy fan de los Dallas Cowboys, así que voy a ver muchos de sus partidos”.

Además de su dominio en el campo de juego del fútbol americano, participó en competiciones de atletismo en la distancia de 100 y 200 metros; y estuvo en el equipo estatal de triple salto. “También lo hacía bien en el salto de altura; no era alto, pero podía saltar bastante”, añade.

Antes de la graduación, Dexter, que empezaba a ganar músculo, había conseguido destacar en varios deportes y por eso estaba su foto en el pasillo de los mejores deportistas del instituto.

Una ilusión pendiente

Podéis pensar que un hombre que ha ganado tantos títulos y dinero con el culturismo, no tiene otras ilusiones fuera de este deporte, pero os equivocáis. “Ya he conseguido prácticamente todo lo que quiero en mi vida. He viajado a muchos países, pero todavía me gustaría ir a China y a Brasil. Siempre he querido ver la gran muralla China y de Brasil me llama la atención su cultura. He estudiado mucho sobre estos dos países y me gustaría verlos en persona”.

A vida o muerte

“Cuando pasé a profesional al ganar el Campeonato de Norte América (1998). Ese fue probablemente el mejor momento de mi carrera amateur, porque a partir de entonces podría llamarme profesional y porque me costó ocho años conseguirlo. Pero lo que casi nadie sabe, es que de no haberlo conseguido esa noche, probablemente habría abandonado el culturismo. Para mí fue una competición a vida o muerte”.

Las 5 claves de Jackson para un pecho de Leyenda

  1. Concentraos en vuestras debilidades
    Esta rutina trabaja la parte superior del pecho, que es una zona que siempre está menos desarrollada. Si es vuestro punto débil comenzad el día de pecho con al menos dos ejercicios inclinados, pero no hace falta que los hagáis seguidos como yo. Podéis intercalar un movimiento en banca plana entre la banca Smith inclinada y el press con mancuernas inclinado para que las fibras de la zona superior del pecho se recuperen un poco.
  1. Que sea sencillo
    Algunos hacen demasiados ejercicios en una sesión y se sobreentrenan. Variar de ángulo es bueno, pero recordad que tan sólo sirve para incidir en una zona concreta del pectoral, no para aislarla por completo. Por eso tenéis que concentraros en los ejercicios anabólicos básicos que os proporcionen tamaño.
  1. No os excedáis
    Otro error habitual es completar demasiadas series. La rutina que os mostramos ha sido diseñada por Charles Glass y tiene un volumen de trabajo alto. Sin embargo, durante mucho tiempo no completaba más de 10 o 12 series para los pectorales. Cuando haces más de 16 series aumenta el riesgo de sobreentrenamiento.
  1. La ejecución es determinante
    Algunos arquean la espalda y realizan el ejercicio de forma desvirtuada concentrándose en mover el mayor peso posible. Si queréis crecer tenéis que usar un peso que podáis controlar con una forma estricta y así estimular bien el músculo.
  1. Entrenar duro y después descansar
    En vez de realizar muchos entrenamientos por semana para concentraros en una zona relegada del pecho, tenéis que entrenar tan duro como podáis con de 8 a 12 repeticiones una vez por semana. Un descanso adecuado es lo que creará el entorno anabólico propicio para las ganancias de tamaño y fuerza, no hacer muchos entrenamientos.

Press inclinado en máquina Smith

  • Objetivo: parte superior del pecho
  • La colocación: tumbaos en una banca inclinada con un ángulo de unos 30º o 45° dentro de una máquina Smith. Las piernas deben estar separadas y los pies planos en el suelo. Coged la barra con las manos por encima y separadas algo más que la distancia entre los hombros. Girad la barra y liberadla de los topes de seguridad sosteniéndola con los brazos rectos sobre la parte superior del pecho.
  • El movimiento: bajad la barra hacia la parte superior del pecho con lentitud y deteneos en el punto bajo antes de subir de nuevo con fuerza. Parad también en el punto alto y repetid.
  • El consejo de Dexter: “Procurad bajar la barra de forma más lenta que la subís, de tal forma que sintáis el estiramiento y trabajar la fase negativa”.

Press inclinado con mancuernas

  • Objetivo: parte superior del pecho
  • La colocación: colocad una banca inclinada unos 30º o 45°. Tumbaos boca arriba con los pies en el suelo y coged una mancuerna con cada mano. En la posición inicial están a los lados de los hombros.
  • El movimiento: levantad las mancuernas con fuerza hacia el techo hasta que entre ellas haya solo un par de centímetros de distancia y regresad al inicio con el mismo recorrido a la inversa.
  • El consejo de Dexter: “Subid las pesas haciendo un arco y en la parte inferior no las descendáis por debajo de los hombros, porque eso pone una tensión innecesaria sobre la articulación del hombro”.

Aperturas pec-dek en máquina

  • Objetivo: parte interna del pecho
  • La colocación: sentaos en la máquina con la espalda recta y bien apoyada contra el acolchado. Regulad la altura del asiento para que podáis coger las palancas con los brazos paralelos al suelo.
  • El movimiento: con los codos algo doblados, contraed los pectorales para juntar las palancas delante de vosotros. Apretad los músculos durante un segundo y regresad a la posición inicial. Deteneos antes de comenzar la siguiente repetición para no aprovechar el impulso.
  • El consejo de Dexter: “Estirad bien los brazos en el inicio de cada repetición, pero sin excederos y mantened la posición de contracción final un segundo, mientras apretáis los pectorales, antes de regresar al punto inicial”.

Cruces en polea

  • Objetivo: parte inferior e interna del pecho
  • La colocación: enganchad los agarres individuales a las poleas altas. Colocaos en medio con las rodillas algo dobladas y coged los agarres con las palmas mirándose entre ellas y los codos un poco doblados.
  • El movimiento: juntad las manos por debajo de la cintura y cerca del cuerpo manteniendo los brazos un poco doblados. Apretad los músculos en el punto de máxima contracción antes de regresar al inicio.
  • El consejo de Dexter: “Desde el inicio, flexionad ligeramente los codos y velad por mantener la misma flexión durante toda la serie”.

Fondos en máquina

  • Objetivo: parte inferior e externa del pecho
  • La colocación: sentaos en la máquina de fondos y anclad los pies en el soporte para evitar que el cuerpo se desplace hacia arriba. Coged las palancas con las palmas hacia abajo y la espalda contra el acolchado.
  • El movimiento: empujad las palancas hacia abajo usando la fuerza de los pectorales, hasta lograr la plena extensión de los brazos. Contraed con fuerza los pectorales en el punto de máxima contracción antes de regresar al inicio.
  • El consejo de Dexter: “Este ejercicio se presta perfectamente para realizar series descendentes, basta con subir el selector de placas cuando alcancéis el fallo para proseguir haciendo repeticiones hasta volver a alcanzar el fallo de nuevo”.