Síguenos
por la red        
Contacta con nosotros
93 729 25 56
De lunes a viernes
9:00 a 13:30 - 16:00 a 19:30 h
Por:admin el de de

Un estudio llevado a cabo en Japón y publicado recientemente en el Journal of American Geriatrics Society ha investigado las posibles relaciones entre la ingesta de proteína y el riesgo de un potencial decline funcional en las personas de la tercera edad y los resultados han demostrado que una dieta alta en proteína, especialmente la animal, estaba asociada con una reducción del declive en la funcionalidad y facultades de este grupo de población.
El aumento de la expectativa de vida en las sociedades modernas está conduciendo a una situación en la que un gran numero de personas de edad avanzada vive con deficiencias funcionales, tanto físicas, que restringen las actividades diarias, como cognitivas, lo cual además de restar calidad de vida supone un enorme incremento en los gastos sociales.
Los investigadores que llevaron a cabo este estudio partieron de la base que con la edad se merma la capacidad de absorber la proteína, por consiguiente dedujeron que este tipo de población podría sufrir carencias de ese nutriente. Por tanto, se preguntaron si incrementar el consumo de proteína podría mejorar sus facultades.
En este análisis se examinaron los hábitos nutricionales de más de un millar de adultos con una media de 67 años que completaron un cuestionario al principio del estudio y de nuevo 7 años después. Los sujetos se separaron por grupos en función del consumo total de proteína, bien animal o vegetal. En los exámenes se midieron las capacidades funcionales tanto físicas como intelectuales. Tras la revisión de los datos se pudo comprobar que aquellos que consumieron más cantidad de proteína animal presentaron un 39% menos de declive en sus facultades funcionales en ambos sexos.
Por consiguiente, según parece los culturistas no están tan locos cuando preconizan una dieta alta en proteína, puesto que ésta nos ayudará a envejecer mejor.

OLDMAN