Síguenos
por la red        
Contacta con nosotros
93 729 25 56
De lunes a viernes
9:00 a 13:30 - 16:00 a 19:30 h
Por:admin el de de

LA DE WILL “WORLD” HARRIS

Por Jim Taylor

En un deporte lleno de extravagancias, tanto por los cuerpos como por las personalidades, hay que concederle un lugar aparte a Will Harris, el Mutante.

Este hombre que asegura que tiene más de 300 años y que es un mutante, posee una espalda que parece darle la razón, porque se diría que proviene de otra dimensión.

Lo menos que puede decirse de Will Harris es que es un personaje atípico y desde luego tiene muy poco que ver con el culturista convencional. Físicamente es impresionante y puede que sea la reencarnación más próxima del mítico Sergio Oliva, uno de los pocos hombres capaces de hacer la pose de Sergio con los brazos estirados hacia arriba y recordarlo por sus enormes brazos, dorsales inmensos y cintura de avispa.

Pero de la misma forma que Harris asegura llevar en la tierra más de tres siglos, asimismo se declara fiel seguidor de los métodos de entrenamiento del pasado, de los campeones de los años 60 y su filosofía difiere de lo que hoy es moneda corriente.

Entre sus peculiaridades destacan por ejemplo que Will en la época fuera de temporada se limita a entrenar sólo tres días por semana y en cada una de esas tres sesiones, que realiza lunes, miércoles y viernes, ataca una gran zona corporal. Por ejemplo, comienza la semana entrenando el lunes las piernas con grandes pesos, muchas repeticiones y ejercicios básicos; el martes descansa por completo y el miércoles le toca el turno al pecho con idéntica metodología. Tras descansar el jueves llega el viernes y se dedica a machacar la espalda, también con ejercicios básicos y altas repeticiones. El sábado y domingo son días de descanso y recuperación.

Durante esa fase Will no considera necesario hacer un trabajo específico para los brazos ni los hombros, partiendo de la base que con el trabajo duro y pesado que hace para pecho y espalda es suficiente para los bíceps y tríceps y lo cierto es que no debe andar muy desencaminado, puesto que sus apéndices superiores son realmente impresionantes. Otra de las particularidades de Will es que durante esa fase relajada come menos y comida ‘normal’ en su mayoría.

Luego, meses antes de subir a un escenario los tres días semanales de entrenamiento se convierten en cinco y entonces añade a su rutina trabajo específico para brazos y hombros.

Hay que concederle que sus métodos son por lo menos poco ortodoxos e incluso directamente anárquicos.

El amante de los Mutantes

Will se niega a ser mediocre y gris y cada día tiene más seguidores, no sólo en el ámbito del culturismo, sino de gente que le sigue en sus pintorescas declaraciones, cuando asegura ser un Mutante y un vampiro que lleva viviendo 329 años y está en su quinta alma. Dice que nació el 23 de febrero de 1680… y se queda tan tranquilo.

“Para mí un Mutante es alguien que no quiere ser corriente. ¿Quién se conforma con ser normal y corriente? Los Mutantes se iluminan y a otros más allá de la eternidad. Es gente que asombra, que se recuerda siempre y que se admira y se teme a la vez”.

Y no sólo habla del culturismo, sino que va más allá. “No hay muchos Mutantes, pero nos podemos identificar por nuestros auras y por los que nos rodean. Además tenemos nombres propios, el mío es Apocalypse”.

No se sabe muy bien cuando habla en serio y cuando lo hace en broma, pero su personalidad es bastante única y hay que subrayar que en California cuenta cada vez con más seguidores jóvenes que llevan sus camisetas con su logotipo “World Power” y reproducen el comportamiento de Will, además de seguir su filosofía de entrenamiento.

El entrenamiento de un Mutante

Como en tantas otras cosas, en el entrenamiento igualmente Will puede pasar de un extremo al otro. Se confiesa seguidor de los sistemas de los años dorados del culturismo y durante la fase de fuera de temporada se entrena casi como un powerlifter, moviendo mucho peso, pero realizando series de muchas repeticiones para saturar los músculos y sólo acude al gimnasio tres días por semana, se relaja con la dieta y come y descansa mucho, gana peso y pasa mucho tiempo sin competir. Es cierto que en ocasiones ha aparecido sobre el escenario con una condición que dejaba que desear para los estándares actuales de definición, pero también lo es que como no tiene pelos en la lengua y en sus entrevistas no deja títere con cabeza, desde luego no cuenta con amigos entre los jueces o los directivos y él asegura que esa franqueza se la hacen pagar luego sobre el escenario.

Ese entrenamiento conservador que lleva a cabo en la etapa fuera de temporada, puede cambiar por completo cuando se prepara para competir y además de que puede mantenerlo muy similar en los ejercicios varía los ángulos y también puede cambiar los ejercicios cada semana para sorprender los músculos e impedir que éstos se adapten a los mismos estímulos.

Otra particularidad de este Mutante es que a diferencia de los demás culturistas, que pesan una barbaridad fuera de temporada y han de perder bastante peso para subirse a un escenario, Harris suele pesar durante la fase en que no compite 110 kilos y 122 cuando sube al escenario.

“Cuando comienzo la preparación entonces no sólo entreno más días y realizo mayor cantidad de trabajo, sino que como más y con mayor frecuencia y mi peso corporal aumenta. Es un proceso sencillo y lógico” asegura Will.

El futuro del Mutante

Will “World” Harris ha estado mucho tiempo tratando de convertirse en profesional, puesto que lo consiguió tras su victoria en el campeonato de culturismo USA del 2004, según sus propios datos cuando tenía 324 años, así que gente como Abbas Katami, o Jerome Ferguson que llevan años tratando de hacerse con el dichoso carné pueden relajarse porque aún son muy jóvenes.

Confiesa que las clasificaciones obtenidas en 2008 reflejan más un castigo personal que su verdadera condición y en los momentos de redactar este artículo Will asegura que después de tres años de competición necesita un descanso para disfrutar de la vida.

Volverá a su actividad como entrenador personal en la Meca del culturismo, a dejar de comer tanto como se ve obligado a hacer cuando se prepara para subir al escenario y a llevar una vida agradable.

¿Volverá a competir Will Harris pronto?

Seguro que volverá a pisar los escenarios, pero no podemos predecir cuando, porque si algo tiene nuestro protagonista es que es completamente imprevisible.

De todas formas, tiene mucho tiempo puesto que todavía es muy joven, ya que sólo tiene… ¡329 años!

Rutina de fuera de temporada

Fuera de temporada Will se limita a entrenar tres días por semana y además tan sólo entrena tres partes corporales grandes: las piernas, la espalda y el pecho y no entrena directamente los brazos, aludiendo que bíceps y tríceps se llevan ya una gran cantidad de trabajo con el entrenamiento de espalda y de pecho.

  • Lunes – Piernas
  • Martes – Descanso
  • Miércoles – Pecho
  • Jueves – Descanso
  • Viernes – Espalda
  • Sábado y domingo – Descanso

Rutina de precompetición

Cuando comienza a prepararse para competir Will entrena cinco días por semana y añade trabajo directo para los hombros y los brazos.

  • Lunes – Hombros y tríceps
  • Martes – Femorales
  • Miércoles – Cuadriceps
  • Jueves – Descanso
  • Viernes – Pecho y bíceps
  • Sábado – Espalda
  • Domingo – Descanso

Rutina A de espalda de fuera de temporada

  • Dominadas, 4x 12-10
  • Pullover, 4x 15-20
  • Remo en polea baja, 4x 15-20
  • Jalón dorsal, 4x 15-20
  • Hiperextensiones, 4x 15-20

Rutina B de espalda de fuera de temporada

  • Dominadas, 4x 12-10
  • Remo con mancuerna, 4x 15-20
  • Remo en polea baja, agarre supino, 4x 15-20
  • Jalón dorsal, 4x 15-20
  • Peso muerto, 4x 15-20

Rutina de precompetición

Puede emplear los mismos ejercicios, pero cambiando los agarres y ángulos.

Rutina A

  • Dominadas, 4x 12-10
  • Pullover, 4x 15-20
  • Remo en polea baja, 4x 15-20
  • Jalón dorsal, 4x 15-20
  • Hiperextensiones, 4x 15-20

Rutina B

  • Dominadas, 4x 12-10
  • Remo con mancuerna, 4x 15-20
  • Remo en polea baja, agarre supino, 4x 15-20
  • Jalón dorsal, 4x 15-20
  • Peso muerto, 4x 15-20

Ficha de Will Harris

  • Edad: Más de 300 años ¿?
  • Altura: 1,77 metros
  • Peso: 124 kilos
  • Residencia: Los Angeles, California
  • Estado civil: Soltero y feliz
  • Pasatiempos: El Jazz, el cine y salir con los amigos
  • Música favorita: Todo menos el reggae
  • Ocupación: Culturista profesional y entrenador personal

Historial competitivo como profesional

  • 2005 IFBB New York Pro  no clasificó
  • 2005 IFBB Toronto Pro 17º
  • 2007 IFBB Colorado Pro Am Classic 13º
  • 2007 IFBB Europa Super Show 2º
  • 2007 IFBB Mr Olympia 15º
  • 2008 IFBB Iron Man Pro 11º
  • 2008 IFBB Europa Super Show 5º
  • 2008 IFBB Atlantic City Pro 16º

EJERCICIOS

Dominadas (de agarre ancho)

  • “Casi siempre empezamos la sesión de espalda con las dominadas, porque por su dureza es mejor atacarlas al principio cuando disponemos de toda la energía. Alternamos el tipo y la separación del agarre para afectar más una zona u otra de la espalda. El agarre ancho supera bastante la amplitud de los hombros, el agarre medio es igual al de éstos y en el estrecho utilizamos el accesorio de polea, de doble D, en el que las manos están muy juntas y encaradas.
    En cualquier caso, la regla es hacer repeticiones completas, marcando una pausa arriba para maximizar la contracción y otra abajo para enfatizar el estiramiento”.
  • Objetivo: Desarrollar la espalda en su conjunto, con prioridad a los dorsales superiores y externos, los que acentúan la amplitud y forma en V.

Dominadas (de agarre inverso)

  • “El agarre inverso mantiene una separación de manos igual a la amplitud de los hombros y con las palmas de las manos mirando al cuerpo”.
    “Aquí la regla es también hacer repeticiones completas, marcando una pausa arriba para maximizar la contracción y otra abajo para enfatizar el estiramiento”.
  • Objetivo: Desarrollar la espalda en su conjunto, con prioridad a los dorsales superiores y medios, los que acentúan la amplitud y forma en V.

Dominadas (de agarre estrecho)

  • “En el agarre estrecho utilizamos el accesorio de polea, de doble D, en el que las manos están muy juntas y encaradas. En la parte superior hay que echar la espalda atrás para llevar el pecho todo lo alto posible, hasta casi tocar el agarre”.
    “En cualquier caso, la regla es hacer repeticiones completas, marcando una pausa arriba para maximizar la contracción y otra abajo para enfatizar el estiramiento”.
  • Objetivo: Desarrollar la espalda en su conjunto, con prioridad a los dorsales medios e inferiores, para acentuar la amplitud y forma en V, pero también para aumentar la densidad.

Jalones con agarre convencional

  • “El agarre convencional en los jalones dorsales implica llevar las manos mirando al frente. Me aseguro de dejar que la carga tire de los brazos en el inicio, para lograr el máximo estiramiento del dorsal, luego flexiono los brazos, llevando los codos tan abajo y atrás como puedo, para obligar a los dorsales a contraerse al máximo. En ese punto procuro marcar una pausa para acentuar y notar bien la contracción”.
  • Objetivo: Desarrollar la parte superior de la espalda, con prioridad a los dorsales superiores y externos, los que acentúan la amplitud y forma en V.

Jalones con agarre medio

  • “El agarre medio implica llevar las manos encaradas entre sí y mantener una separación de manos igual a la amplitud de hombros, no más ancha. Siempre me aseguro de dejar que la carga tire de los brazos en el inicio, para lograr el máximo estiramiento del dorsal, luego flexiono los brazos, llevando los codos tan abajo y atrás como puedo, para obligar a los dorsales a contraerse al máximo. En ese punto procuro marcar una pausa para acentuar y notar bien la contracción”.
  • Objetivo: Desarrollar la parte superior de la espalda, no sólo los dorsales superiores y externos, sino también el teres y los trapecios medios.

Jalones con agarre supino

  • “En este caso las manos se hallan mirando al cuerpo y con una separación igual a la amplitud de los hombros. Como siempre dejo que la carga tire de los brazos en el inicio, para lograr el máximo estiramiento del dorsal, luego flexiono los brazos, llevando los codos tan abajo y atrás como puedo, para obligar a los dorsales a contraerse al máximo. En ese punto procuro marcar una pausa para acentuar y notar bien la contracción”.
  • Objetivo: Desarrollar por completo la parte superior de la espalda, no sólo los dorsales superiores y medios, sino también la zona media y central, porque el movimiento simula en su parte final a un remo.

Remo inclinado con barra

  • “En el remo inclinado con barra, prefiero emplear el agarre de manos por encima, aunque a veces lo varío y empleo el de tipo curl, con las palmas hacia arriba. Me inclino hacia delante, flexiono un poco las rodillas y me aseguro que la espalda está arqueada, con el pecho hacia fuera y siempre por encima de la línea paralela con el suelo, para proteger la zona lumbar. Una vez con la barra en las manos y en la posición final, tiro de la barra hasta que ésta toca el abdomen, manteniendo los codos cercanos al cuerpo y desplazándose hacia atrás. El cuerpo se mantiene quieto, sin pivotar”.
  • Objetivo: Desarrollar la espalda en su conjunto, especialmente la zona central y media, pero también los dorsales y hasta los lumbares. Acentúa la amplitud y forma en V, además de conferir grosor y densidad.

Hiperextensiones

  • “Este es un ejercicio excepcional para fortalecer y desarrollar la zona baja de la espalda. Utilizo una banca especial para este movimiento y coloco los brazos cruzados delante del pecho o a veces detrás de la cabeza. Flexiono hasta abajo y subo sin traspasar la línea recta del cuerpo, para no forzar la columna. Las repeticiones son lentas y controladas”.
  • Objetivo: Desarrollar los lumbares y fortalecer los erectores de la columna. De rebote también afecta a los femorales y glúteos.

Remo en polea baja, agarre estrecho

  • “Por lo general me gusta emplear el agarre estrecho, ese en el que utilizo un tirador de doble D con las manos casi juntas y con las palmas encaradas entre sí. Me aseguro de dejar que el cable estire en el inicio, inclinándome un poco hacia delante para crear una tensión inicial en los dorsales y luego tiro con fuerza hasta llevar las manos al estómago y sin reclinarme demasiado hacia atrás, porque eso implicaría en exceso las lumbares”.
  • Objetivo: Desarrollar la espalda en su conjunto, desde los dorsales, los músculos centrales y en cierto grado hasta los lumbares.

Remo en polea, agarre supino

  • “Esta es otra versión del remo en polea que me gusta especialmente porque afecta más a los músculos centrales de la espalda y a la inserción inferior del dorsal. Usando una barra corta unida al cable, la sujeto con las manos hacia arriba, como un agarre de curl. Por lo demás el movimiento es igual, estirándome en el inicio para sentir la tirantez del músculo y llevando luego las manos al abdomen y los codos todo lo atrás posible”.
  • Objetivo: Desarrollar la espalda en su conjunto, desde los dorsales, los músculos centrales y en cierto grado hasta los lumbares, con especial énfasis en el centro de la espalda e inserción inferior del dorsal.

Remo en polea, a un brazo

  • “Sentado en el pupitre de la polea baja empleo un tirador individual que agarro con una mano. En el inicio dejo que el peso tire dejando el brazo estirado y con la palma de la mano hacia abajo y entonces flexiono el brazo, tirando de la carga, al tiempo que giro la mano para que cuando el codo esté atrás del todo la mano esté mirando al techo. Al hacer el movimiento a un brazo puedo llevar el codo todo lo atrás posible para acentuar la contracción muscular”.
  • Objetivo: Desarrollar los dorsales y toda la musculatura del centro de la espalda, a la que proporciona más detalles y relieves gracias a una mayor contracción debido al mayor ángulo de recorrido.

Peso muerto

  • “Este es un ejercicio de potencia y de masa pura y por eso lo hago con mucho peso cuando lo incluyo en la rutina. Me agacho para coger la barra con las manos más separadas que la amplitud de hombros, flexiono las piernas y desde ahí primero las enderezo y luego yergo el torso con los brazos siempre estirados”.
  • Objetivo: Desarrollar los lumbares y fortalecer los erectores de la columna. De rebote también afecta a los trapecios y a otros músculos centrales de la espalda.

Remo a un brazo, con mancuerna (agarre neutro o prono)

  • “Este movimiento me permite aislar el dorsal con gran precisión. Inclino el cuerpo hacia delante y me apoyo en alguna pieza de equipo para estabilizar el tronco y sobre todo para eliminar tensión de la zona lumbar. Con el brazo libre sostengo una mancuerna pesada que en el inicio cuelga y estira del dorsal, entonces sin mover el cuerpo flexiono el brazo y subo la mancuerna hasta que ésta llega a la altura de la cadera, mientras procuro elevar al máximo el codo, para forzar la contracción de la musculatura de la espalda. Procuro mantener la pesa en el punto alto una fracción de segundo antes de descender al punto inicial”.
    “En este ejercicio alterno dos tipos de agarre, uno en el que la palma de la mano está encarada al cuerpo (el clásico), con el codo cercano al cuerpo y otro en el que la palma está mirando hacia atrás y el codo despegado del cuerpo. En esta última versión se trabaja más la zona alta del dorsal externo y el deltoides posterior”.
  • Objetivo: Desarrollar el dorsal externo y el inferior y también el centro de la espalda. De rebote también afecta a los deltoides posteriores, especialmente cuando se realiza con la palma de la mano hacia atrás.