Síguenos
por la red        
Contacta con nosotros
93 729 25 56
De lunes a viernes
9:00 a 13:30 - 16:00 a 19:30 h
Por:admin el de de

La de Toney Freeman

Por Brad Clifford

En el culturismo hay un rasgo que todos buscan y que suele distinguir a los campeones, se trata de la forma en V, es decir un torso muy ancho que fluye hacia una cintura estrecha. Pero hay otra característica bastante más elusiva y que constituye el sello de los mejores dotados genéticamente. Se ha dado en llamar el factor X, que es la doble uve, dos uves una encima de la otra, o sea un torso ancho confluyendo en una cintura pequeña que prosigue hacia unos muslos amplios. Eso nos da un cuerpo con forma de X.

A Toney Freeman todos lo conocen como el hombre X.

El apodo de Hombre X le vino a Toney Freeman de dos vertientes, la primera por su forma física de amplios y gruesos deltoides y espalda muy ancha que convergen en una zona media estrecha, que da paso a unas piernas de grandes con cuádriceps abombados y de gran curva externa. Pero también porque durante sus primeros años como profesional estuvo promocionando el producto Viper X. Así que era lógico que el apodo de Hombre X acabase siendo su sello.

Hoy es un firme candidato a la victoria en todas las competiciones en que participa y sobre todo se ha convertido en el favorito del público porque a pesar de su gigantesca envergadura, las líneas de su físico fluyen de forma armónica y le confieren una estética clásica de proporciones agradables.

En unos momentos en que existe un debate en este deporte acerca de si se deben privilegiar los físicos voluminosos o los estéticos, puede que sea el momento de Toney, porque él reúne lo mejor de ambos mundos, un tamaño enorme, pero al tiempo una estética agradable.

Una trayectoria jalonada de altibajos

Toney nació el 30 de agosto de 1966 en South Bend (Indiana, EE UU) y es el mayor de cuatro hermanos (tres chicos y una chica). En la adolescencia probó con el fútbol americano como es casi de rigor en los jóvenes estadounidenses que sueñan con la gloria deportiva; era veloz como el viento pero carecía de la suficiente envergadura corporal para ser bueno en esta disciplina. Por eso, como tantos otros, acudió al gimnasio. Ese fue un paso decisivo en su vida. Con 16 años tenía dos razones para desear desarrollar músculos más grandes. La primera era el fútbol americano y la segunda, por supuesto, impresionar a las chicas con un cuerpo musculoso.

Toney se convirtió en un culturista nato y decidió competir en 1989. Lo hizo bien, ganando o quedando entre los primeros en la mayoría de sus competiciones y llegó al nivel nacional a mediados de los 90. Incluso después de sufrir un desgarro parcial de pectoral en 1995 Toney quedó cuarto en los pesos pesados del Nationals de ese año. Sin embargo, en 1996 se desvaneció del deporte.

Freeman ha conocido los altibajos de una larga carrera culturista y así ha aprendido a no dar nada por sentado. Con 29 años tenía un físico de gran tamaño muscular y sus formas aerodinámicas lo colocaban como candidato firme a la victoria en uno de los grandes torneos nacionales que dan el pase a profesional. Pero sufrió ese fatídico desgarro del pectoral en 1995, a nueve semanas del Nationals, intentando entrenarse al estilo Heavy Duty de Mike Mentzer que entonces divulgaba el Mr Olympia reinante Dorian Yates.

Seguir sin más el entrenamiento de otro hombre, sobre todo si su tipo corporal es muy distinto del propio, es lo contrario de la filosofía de Toney. Lo probó una vez y fue suficiente. El desgarro y la decepción con el mundo de la competición, tras obtener varias posiciones muy por debajo de lo que merecía, hicieron que Toney abandonara la competición durante cinco años. El hecho de no tratar la lesión con una cirugía correctora hasta 2002 tampoco le ayudó a regresar a los escenarios. Era una renuncia al culturismo. Lo cierto es que factores emocionales influyeron en que evitara el bisturí durante tanto tiempo. Tal y como él dice: “Hasta 2002 no encontré un cirujano que me inspirara la confianza suficiente como para someterme a una operación de este tipo. Muchos me dijeron que me quedaría una cicatriz que terminaría con mi carrera”.

Además, también influyó que Toney no quisiera construir un físico asimétrico con un pectoral desgarrado. Otro factor que intervino en su retirada temporal fue que quedó cuarto en el Nationals de 1995 y ni siquiera se clasificó en el 96, aunque él creía que su cuerpo había mejorado, pero que por alguna razón los jueces lo ignoraban premeditadamente.

No obstante, al final la operación fue un éxito y recuperó su antigua filosofía de optimismo y trabajo duro y desde entonces su ascenso a la cima ha sido constante.

Hoy tiene muchas razones para ser optimista si tenemos en cuenta que de adolescente, con 1,88 centímetros de altura, pesaba 70 kilos y ahora compite con 126 kilos y fuera de temporada pesa 135 kilos, está claro que sabe lo que hace. Además, no tiene una cintura de 80 centímetros ni brazos de 55 centímetros; de hecho, sus brazos miden 57 centímetros y su cintura sólo 78 centímetros en época de competición. Fuera de temporada se permite ganar peso hasta medir 86 centímetros de cintura y 58 centímetros de brazo. No está nada mal para un chico que apenas podía levantar una barra sin discos cuando visitó por vez primera el gimnasio.

Entrenamiento al estilo X

Como no podía ser de otro modo, el estilo de entrenamiento de Toney ha variado con el paso de los años. La experiencia negativa que tuvo con el Heavy Duty le reafirmó más si cabe en la importancia de escuchar al cuerpo y hacer en todo momento aquello que resulta más natural y productivo, no lo que se suponga que debe hacerse según el criterio de los demás, por famosos que éstos sean. Así su estilo es bastante personal y aunque sigue una rutina basada en una división de cinco días, no duda en tomarse un descanso cuando así siente que lo necesita. El número de repeticiones y series es arbitrario en función de las sensaciones y el peso ya no es ninguna obsesión, de manera que ni siquiera lo tiene en consideración, simplemente añade o quita en función de cómo sienta los músculos.

“El peso no tiene importancia, es algo que he descubierto con los años, porque lo verdaderamente importante es la sensación y congestión que obtengo con él en función de las repeticiones de calidad que consigo. De éstas hago las que puedo hacer, prácticamente ni las cuento. Puedo hacer hasta 25 o quedarme en sólo 8. La gente se centra en muchas cosas innecesarias y contar las repeticiones es una de ellas. Yo me concentro en las fibras musculares para que trabajen hasta que no puedan más. Entonces he terminado”, afirma Toney.

“Cada vez que doy un seminario o me hacen una entrevista me lo preguntan, pero aunque me hago repetitivo, respondo lo mismo: nunca cuento las repeticiones. Para crecer la clave está en el tiempo que el músculo está en tensión, por lo que la cantidad de repeticiones es irrelevante”, comenta.

“Tampoco presto atención al reloj a menos que alguien lo controle por alguna razón. Yo sólo voy al gimnasio con un objetivo en mente, que es hacer el trabajo que necesito hasta llegar a sentir la zona trabajada bien congestionada. Luego me voy”.

División de entrenamiento de Toney Freeman

Día Parte corporal

1    Cuádriceps

2    Pecho y bíceps

3    Espalda y trapecios

4    Femorales y glúteos

5    Hombros y tríceps

6    Descanso

Fuera de temporada Toney se toma un día de descanso cada dos o tres días de entrenamiento, pero en precompetición lo hace cada cinco o seis.

Los abdominales los trabaja en días alternos, como los gemelos. También hace 30 minutos de cardio por la mañana con el estómago vacío todo el año. En época de competición añade una segunda sesión de 30 minutos después del entrenamiento.

Una espalda con factor X

El tercer día de la rutina de Toney está dedicado al trabajo de la espalda y a los trapecios. Freeman siempre ha destacado por su magnífica V, puesto que a pesar de su enorme envergadura la zona media es pequeña y en forma de competición no alcanza los 80 centímetros, sin embargo, él sigue machacando con rigor los dorsales para acentuar más si cabe la amplitud de su espalda.

Si primer ejercicio es las dominadas de agarre ancho, un movimiento muy duro, especialmente cuando como Toney pesa fuera de temporada casi 140 kilos. “Prefiero acometer el ejercicio al principio de la rutina, cuando estoy fresco y puedo tirar de todo mi peso corporal” asegura Toney, que hace el movimiento con cierta lentitud, puede que obligado por el lastre de su peso corporal pero también aprovechando para sentir los músculos.

“Las dominadas proporcionan amplitud y grosor muscular a partes iguales y todo el mundo sabe que es un ejercicio fantástico para construir una espalda fuera de serie”. Efectúa 3-4 series de 8-12 repeticiones.

El segundo ejercicio es el jalón de agarre inverso, al que Toney atribuye gran parte de su amplitud de espalda.

Sentado en una máquina de polea, empleando una barra larga unida al cable superior, Freeman la agarra con las manos separadas a la misma anchura de los hombros y con las palmas de las manos encaradas hacia el cuerpo. Utiliza correas para reforzar el agarre y para que las manos no resbalen. “Siento muy profundamente la acción de los dorsales exteriores en este ejercicio, a condición de estirar bien los brazos en el inicio para provocar el estiramiento de los mismos. Luego, sin involucrar la zona lumbar en la acción llevo los codos tan atrás como puedo, bajando la barra hasta que toca la parte inferior del pectoral. Se puede manejar mucho peso, pero a expensas de acortar el trayecto, lo cual produce resultados inferiores”, apunta con énfasis Toney.

En este ejercicio lleva a cabo 4-5 series de 18-12 repeticiones.

Ahora se decide por el remo sentado con cable, que afecta principalmente a la zona media superior de la espalda. Sentado en una polea de tiro bajo, engancha el cable un tirador de doble D y deja inicialmente que las placas (que no deben tocarse entre sí) estiren el dorsal. Luego con firmeza pero con control, estira del cable hasta que las manos topan con el abdomen.

Aquí son también 4-5 series de 18-12 repeticiones.

De nuevo es el momento de atacar la amplitud de los dorsales, en este caso con el jalón de agarre ancho al frente un clásico para ensanchar los dorsales. Se sienta en la máquina de polea, cogiendo la barra larga esta vez por los extremos, usando la máxima amplitud. “En este movimiento, como en los demás, procuro no meter en acción las lumbares, para que no resten protagonismo a los dorsales, por eso me aseguro que el torso permanezca erguido, sin inclinarse hacia atrás, al bajar la barra por delante de la cara”, señala Toney, que lleva la barra hasta la altura de la barbilla para forzar la contracción de los músculos dorsales externos.

En este caso realiza cuatro series de 14-20 repeticiones.

El remo con mancuerna es el siguiente movimiento, que Toney utiliza como un cincel para detallar la espalda. Se inclina y se apoya con el brazo libre en una pierna para coger con la otra mano la mancuerna y tirar hacia arriba hasta que ésta llega a la altura de la cadera… “O más alto, yo procuro subirla todo lo posible, para acentuar la contracción de los músculos de la espalda” subraya Toney.

Todavía nuestro hombre no cede y ataca más aún la amplitud con el jalón de agarre estrecho que supone el ‘tiro de gracia’ a los dorsales. “Con este ejercicio estiro el dorsal en todo su recorrido y lo trabajo desde la inserción en la cintura, lo cual pone más en evidencia la amplitud de la espalda y su diferencia con relación a la cintura”. Freeman se asegura de estirar por completo los brazos para provocar el estiramiento del dorsal y luego la plena contracción llevando los codos bien atrás”.

Tres series de 12-16 repeticiones suelen bastarle.

Los encogimientos de hombros constituyen el remate de la sesión y el colofón de la musculatura de la espalda trabajando los trapecios. “Es imposible sustraer la implicación de los trapecios de los ejercicios de espalda, puesto que este grupo ocupa la mitad de la zona (el más grande de la zona, detrás del dorsal), pero son la parte baja y media del mismo las que son afectadas en la acción. Así que para rematarlo, dedico varias series finales para desarrollar la zona superior del trapecio”.

Toney puede alternar entre la barra, las mancuernas o bien la máquina específica de encogimientos, aunque ésta es a menudo la preferida porque puede emplear una gran cantidad de peso con cierta comodidad de las manos. Toney se asegura de dejar que la carga tire de los hombros hacia abajo y luego los eleva como si tratase de tocarse las orejas con ellos y aprieta los dientes para mantener esa posición de contracción durante dos segundos.

4-5 series de 12-16 repeticiones dan por concluida la sesión de espalda y trapecios del día.

¿Es la hora X?

Toney lleva ya varios años de profesional y siempre está entre los puestos de cabeza en todas las competiciones. Todavía puede sumar algunos kilos más de músculo a su privilegiada estructura, pero él no está dispuesto a estropear su estética y proporción ni a ensanchar su zona media para convertirse en un paquidérmico. En todas las competiciones en que toma parte es el favorito del público, por sus proporciones y carisma sobre el escenario y aunque aspira a conseguir títulos importantes, asegura que la reacción del público le reafirma que está en el buen camino.

Él sigue perfeccionando su físico y acentuando esa asombrosa forma en X en espera de que los jueces por fin se den cuenta que este es el tipo de físico que entusiasma al público y que es éste el que está demandando.

En otras palabras, que ya ha llegado la hora X.

Historial de competitivo de Toney

  • 2010
  • Mr. Olympia    9º
  • New York Pro  4º
  • Arnold Classic 5º
  • Phoenix Pro     3º
  • 2009
  • Sacramento Pro      1º
  • Mr. Olympia    8º
  • Grand Prix Australia    3º
  • Arnold Classic 4º
  • 2008 
  • Mr. Olympia    5º
  • Atlantic City Pro, masters  2º
  • Atlantic City Pro    4º
  • Europa super show 1º
  • Tampa Bay Pro      1º
  • Grand Prix Nueva Zelanda 3º
  • Grand Prix Australia    4º
  • Arnold Classic 7º
  • Iron Man Pro    8º
  • 2007
  • Sacramento Pro      1º
  • Mr. Olympia    14º
  • Arnold Classic 3º
  • Iron Man Pro    1º
  • 2006
  • Mr. Olympia    7º
  • Europa super show 1º
  • San Francisco Pro  5º
  • Arnold Classic 9º
  • Iron Man Pro    7º
  • 2005
  • Arnold Classic 10º
  • 2004
  • Show of Strength    8º
  • Night of Champions     10º
  • 2003
  • Show of Strength    9º
  • Night of Champions     11º
  • 2002
  • Título absoluto Nationals NPC 1º*
  • 2001
  • Nationals NPC 8º*
  • Coastal USA    2º
  • 1995
  • Nationals NPC 4º**
  • 1994
  • Nationals NPC 4º**
  • 1993
  • Nationals NPC 6º**
  • Junior Nationals NPC   1º**
  • 1990
  • Junior Mr. America AAU   4º*
  • * Pesos superpesados
  • ** Pesos pesados