Síguenos
por la red        
Contacta con nosotros
93 729 25 56
De lunes a viernes
9:00 a 13:30 - 16:00 a 19:30 h
Por:admin el de de

No os vamos a recomendar emborracharos para protegeros contra el cáncer, pero sí queremos que sepáis que según recientes estudios el consumo moderado de vino puede aportar una cierta protección contra el de próstata

Entre la comunidad científica existe algo que se conoce como ‘la paradoja francesa’.

Esta se refiere al hecho que en la alimentación típica francesa además de un consumo elevado de vino, abundan la mantequilla, las salsas, las carnes y los quesos, alimentos que según los científicos por su elevado índice de grasa y colesterol deberían causar una epidemia nacional de ataques al corazón, y sin embargo, los franceses, junto con los japoneses, presentan la más baja incidencia de enfermedades cardiacas del mundo. Los investigadores piensan que, entre otros elementos, los polifenoles, unas sustancias químicas presentes en el vino tinto los protegen del daño que ocasionan los radicales libres, tan relacionados con el envejecimiento y las enfermedades de corazón.

Ahora a los efectos protectores del vino sobre la salud cardiovascular, hay que añadir el cáncer de próstata.

Según se ha podido comprobar estadísticamente, los europeos de los países del sur acostumbrados a consumir vino tinto tienen una incidencia mucho menor de cáncer de próstata que los de los países del norte de Europa o de los Estados Unidos, que en lugar de vino beben más cerveza.

Al parecer además del vino tinto la dieta mediterránea, que incluye aceites de oliva, pescados, carnes magras, frutas y verduras, tiene mucho que ver con la menor incidencia de este tipo de cáncer, pero también de las enfermedades coronarias, así como de un bajo índice de la obesidad.

close-up of a glass of red wine and grapes