Síguenos
por la red        
Contacta con nosotros
93 729 25 56
De lunes a viernes
9:00 a 13:30 - 16:00 a 19:30 h
Suscríbete a nuestro Newsletter
Recibe información, dietas, ofertas
 
 
Por:admin el de de

Estudios recientes han comprobado una relación directa entre la ingesta de vitamina C por medio de la dieta y de la suplementación y un menor riesgo de sufrir trastornos cardiovasculares. En concreto se ha comprobado como el aporte de esta vitamina por medio de suplementos eleva la concentración de este nutriente en la sangre, a la vez que se observa una reducción en la presión sanguínea.

Esta evidencia médica es muy consistente, puesto que en un metanálisis realizado en la escuela de medicina Johns Hopkins y el Centro Welch para la Epidemiología e Investigación Clínica, EEUU, se evaluaron 29 grandes ensayos clínicos que cumplieron los máximos criterios de evidencia científica, como son que fueran estudios aleatorios doble ciego y controlados con placebo, que usaron complementos nutricionales de vitamina C en forma oral.

La conclusión de ese metanálisis muestra que en ensayos a corto plazo (duración media de ocho semanas) los suplementos de vitamina C administrados con una dosis media de 500mg/día, redujeron de manera significativa los niveles de tensión arterial, tanto sistólica como diastólica. Los efectos fueron mucho más profundos en las personas que previamente presentaban hipertensión.

Por consiguiente, los autores recomiendan que las personas con problemas de hipertensión lleven una dieta abundante en alimentos ricos en vitamina C como cítricos, frutas y verduras frescas, y como medio de garantizar un suficiente aporte de vitamina C, usar un suplemento alimenticio de este nutriente.

El ácido ascórbico (vitamina C) ya ha sido objeto de numerosos trabajos que le han reconocido beneficios como su alto poder antioxidante, o estimulante del sistema inmune.