Síguenos
por la red        
Contacta con nosotros
93 729 25 56
De lunes a viernes
9:00 a 13:30 - 16:00 a 19:30 h
Suscríbete a nuestro Newsletter
Recibe información, dietas, ofertas
 
 
Por:admin el de de

Cuando se piensa en zumos siempre vienen a la mente las frutas, porque en general la mayoría se preparan con frutas, sin embargo, también es posible hacerlos con verduras, porque los jugos de las hortalizas y verduras contienen grandes propiedades.

Con la ayuda de una licuadora es posible extraer los jugos de muchos vegetales para configurar unas bebidas de sabores muy peculiares y con unas propiedades saludables de gran alcance. Vale la pena subrayar que al igual que sucede con los zumos de frutas, hay mezclas más idóneas que otras, no sólo para obtener sabores y texturas más agradables, sino para incidir sobre unas cualidades u otras.

El color de los vegetales indica la presencia en éstos de sustancias antioxidantes y ya señala parte de sus propiedades. De hecho, el color es la primera sensación que percibimos de un alimento y junto con su aroma influyen de manera determinante sobre su apetencia incluso antes de probarlo.

En los vegetales, el color viene determinado por su contenido y presencia de compuestos como clorofila, carotenoides, antiociaminas o licopeno, elementos con gran capacidad de actuación como antioxidantes y preventivos de enfermedades. Por tanto, es posible guiarse por el color de los jugos de verduras para determinar las cualidades más destacadas del zumo en cuestión. Por ejemplo, para obtener uno de color verde debéis elegir como ingredientes lechugas, espinacas, escarolas, endivias, acelgas, berros, pepino, apio y también una vez realizado podéis aderezarlo con perejil por encima o bien con menta o albahaca y obtendréis un sabor realzado. También podéis añadir una manzana o pera para proporcionar un ingrediente fresco que aporte un toque dulce.

Este tipo de zumo está indicado para combatir la anemia, mejorar la función hepática, la retención de líquidos, las contracturas, reforzar la salud ósea y reducir la acidez.

Podéis hacer zumos vegetales de color naranja, para ello deben dominar verduras como la zanahoria, al que se puede añadir la calabaza (pero tendréis de hervirla primero para hacerla comestible y ablandarla), el tomate y el pepino. Podéis añadir verduras de color verde como el apio y pimiento verde y la manzana, con lo cual el color naranja será menos intenso, pero permanecerán todas sus propiedades antioxidantes.

Este tipo de zumo de dominante naranja está indicado para situaciones como el cuidado de la salud ocular, mejorar el estado de la piel y las mucosas, incluyendo las afecciones bucales, como aftas y heridas en las comisuras de los labios, así como para mejorar molestias, ardores y procesos inflamatorios del esófago.

En los zumos de color rojo el tomate y la remolacha son los principales activos y éstos proporcionan grandes cantidades de vitamina C, folatos, betacaroteno y antioxidantes como el licopeno. La gran concentración de antiociaminas de la remolacha (de color rojo oscuro) proporciona numerosos beneficios para la salud de la sangre y del sistema cardiovascular, ayudando a reducir los niveles de colesterol y de triglicéridos, así como la hipertensión y para depurar la sangre en general.

En definitiva, que podéis hacer una gran variedad de zumos de verduras y hortalizas para mejorar vuestra salud y forma física, porque estos jugos son muy bajos en calorías y encajan perfectamente en el marco de cualquier tipo de dieta.